Bañar a un gato, ¿sí o no?

Consejos para que el baño no sea una tragedia

Es complicado encontrar un animal que deteste más la ducha que los gatos. En esto tu dulce minino se parece bastante a los Gremlins, que al entrar en contacto con el agua se convertía en pequeñas bestias.

Si a pesar de todo estás decidido a bañar a un gato, debes tener mucho cuidado. Y estar preparado para lo peor.

Los gatos son animales maravillosos pero no son precisamente dóciles. Conseguir que hagan algo contra su voluntad no es nada sencillo. El primer gran reto es que tu gato salga corriendo en cuento vea el chorro de agua. Busca a alguien para que te ayude a sujetarlo y calmarlo.

Acaríciale durante todo el proceso, y jamás le eches agua directamente sobre la cabeza. A pesar de todos estos consejos, tienes que estar preparado para que tu gato esté nervioso o agresivo y te intente arañar.

2 de 7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *