Bumping: la nueva técnica de los ladrones

Ya tienen nueva manera de abrir la puerta de nuestra casa

Siempre que encontramos algún avance para proteger nuestro hogar, los ladrones se las ingenian para buscarle alguna solución. Es el bumping la nueva técnica de los ladrones para abrir cualquier puerta.


Los robos en casas son hechos que se suceden cada día, y no sólo en verano. Los ladrones cada vez se trabajan más cómo y a quién robar. Quieren estudiar a su objetivo lo máximo posible para optimizar su delito. No les cuesta nada estudiar las rutinas de sus víctimas para conseguir llevar a cabo su delito.

Ya no sólo nos tenemos que preocupar por dejarlo todo bien cerrado cuando nos vamos de vacaciones -época del año cuando la tasa de robos es más alta- si no cada vez que salimos de casa. Ellos estudian a qué hora salimos de casa y a qué hora volvemos. Si trabajamos, estudiamos, cuántos vivimos en el domicilio, si viven niños… Lo llegan a saber todo en tan solo dos semanas de seguimiento.

Y ahora, aparte de estudiarnos, son capaces de abrir nuestras puertas sin que parezcan forzadas. De manera que no sólo nos roban si no que a la hora de denunciar no encontraremos problemas, ya que no se podrá demostrar físicamente un fuerce de la puerta.

Se conoce el sistema de apertura de puerta sin llaves bumping por ser un sistema de robo imperceptible, ya que ni se necesita forzar la cerradura. Los ladrones usan una llave previamente trucada que introducen en la ranura del bombín. A continuación propinan un golpe seco y hacen saltar los pistones del bombín. Entonces giran la llave trucada y logran abrir la puerta de casa. Tal y como si tuviesen en sus manos la llave original de la puerta.

Éste método no se puede evitar ni aunque se cierre la puerta con dos giros de llave. Lo único que le puede hacer frente a este método son los bombines anti-bumping. Éstos están echos con materiales especiales y más pesados -lo que dificulta que salten los pistones- y se abren con una llave difícil de replicar.

Este tipo de bombines, además, evitan la técnica de la ganzúa -la apertura de la puerta mediante ganchos-, la técnica que hemos visto en las películas cuando abren la puerta con una horquilla, aunque no resulta tan sencillo como en ellas.

Otra de las técnicas para abrir las puertas es la del resbalón. Más conocida como la de la radiografía. Se realiza pasando una lámina de plástico que tiene que ser lo suficientemente fina para entrar -y doblarse- entre el marco de la puerta y el borde de la misma, pero lo bastante resistente como para no romperse a la hora de abrir la puerta.

Pasando la radiografía por donde queda el picaporte este se mete hacia adentro, pudiendo abrir la puerta. La técnica del resbalón puede evitarse simplemente con cerrar con una vuelta de llave, de manera que salga el pestillo de la puerta.

Lo que entonces, como poco, tenemos que acostumbrarnos a hacer es cerrar la puerta con llave. Siempre que dejemos la casa se quede sola o de noche. Porque ¿qué es peor? ¿que te roben mientras no estás cuando estáis todos en casa? No hay que ser perezosos y cerrar siempre con giro de llave, no sólo de un portazo. Y para evitar sustos por ladrones más sofisticados: optar por un sistema de seguridad antirrobo y cambiar el bombín para evitar el método de la ganzúa y el bumping.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad