Una momia china enfrenta a China con Holanda

Una momia china milenaria está a punto de causar un conflicto entre China y Holanda. Y es que no se trata de una momia cualquiera.

Al parecer, un ciudadano holandés, Van Overeem, compró lo que parecía ser una estatua de Buda en 1996. Sin embargo, el coleccionista desconocía que en su interior se escondía una momia china de un monje budista del siglo XI.

El monje es venerado en dos localidades del sureste de China, en concreto de la provincia de Fujian. Y los vecinos de los dos pueblos (Yangchun y Dong Pu), reclaman ahora que la estatua les sea devuelta.

Para complicar aun más las cosas, los chinos aseguran que el coleccionista no compró la estatua, sino que la robó de un templo. Esto es negado rotundamente por el holandés. Overeem afirma que tiene pruebas de haber pagado por la momia china 18.000 euros en su día.

La estatua de Buda ya tenía por si misma un valor considerable. Pero este aumentó todavía más en 2014. Fue entonces cuando el coleccionista holandés pasó la estatua por un escáner y se descubrió la momia china que había dentro.

La fotografía de la momia escondida dio la vuelta al mundo. Y los habitantes de los dos pueblos chinos dijeron de inmediato que se trataba de la estatua y los restos de su monje más célebre. Se cree que el monje es Zhang Qisan, un monje que se dedicó a propagar la religión en su región y a ayudar a los más desfavorecidos.

El coleccionista holandés asegura que en un principio estaba dispuesto a colaborar con los chinos y devolver la estatua. Pero que notó algunas incongruencias en la descripción que los chinos daban de su estatua desaparecida.

Comenzó entonces a pensar que su buda no era el que buscaban los chinos. Y ante la insistencia de estos, decidió librarse de la momia china. Según él, se lo dio a un hombre de negocios chino. Pero no facilita su nombre, ni si le pagó por la estatua. Tampoco ha aportado ninguna prueba.

Mientras tanto, los vecinos de Yangchun han llevado el caso a los tribunales. Y en el Tribunal Popular Intermedio de Sanming ha comenzado el juicio esta semana. Los chinos insisten en que Overeem es el responsable del hurto de la estatua y le exigen su devolución. Además, aseguran que el coleccionista holandés se negó a colaborar desde el principio, llegando incluso a pedirles una elevada cantidad a cambio de devolver la momia china.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad